LIDERAZGO PARTICIPATIVO es una iniciativa de Anel

TRABAJO EN EQUIPO, un enfoque consciente para equipos inteligentes

con Ana Perurena

Talleres impartidos dentro del programa de sensibilización en habilidades para el Liderazgo Participativo financiado por el Gobierno de Navarra.
Objetivos comunes, colaboración, espíritu de equipo, sacrificio… Esa imagen tan trillada de los remeros perfectamente uniformados, bronceados, y sincronizados al milímetro acompaña a muchas presentaciones sobre trabajo en equipo. La realidad de lo que supone relacionarse en el seno de un equipo en el día a día, suele diferir bastante.

DSC_0016r“Si has trabajado en equipo, muéstrame tus cicatrices”
Una de las habilidades inherentes al mundo organizacional y, posiblemente, una de las más demandadas por las organizaciones, es la capacidad de trabajar en equipo de forma efectiva. Por experiencia sabemos que no siempre es un camino de rosas.
Atendiendo a esa inquietud, hemos celebrado dentro del programa de habilidades de liderazgo participativo, financiada por Gobierno de Navarra, tres sesiones para trabajar la habilidad de “Trabajo en Equipo”, de la mano de Ana Perurena, Coach Ontológico y Coach Somático de personas y equipos, experta en Inteligencia Relacional y Comunicación
Consciente.
Las organizaciones aspiran a lograr equipos de trabajo comprometidos, responsables, abiertos a la adaptación, en los que la diversidad en cualidades, enfoques y experiencia sume al equipo -en lugar de restar-, para poder así abrazar el cambio.
Ana Perurena aborda el desarrollo de esta habilidad de Trabajo en Equipo desde el desarrollo y la mejora en la calidad relacional entre sus integrantes.
Para ello se busca generar una toma de consciencia respecto a algunos aspectos clave en nuestras relaciones.

Relacionarse de forma saludable, para crecer juntos como equipo.
• Miopía relacional. Ser consciente del impacto que género en el equipo con mi forma de mirar y observar. Dónde y cómo me sitúo yo en relación al resto del equipo.
• Comunicación consciente. El vehículo necesario para toda relación saludable e imprescindible en cualquier equipo de alto rendimiento. Ser capaces de identificar lo que generamos en el otro con nuestro estilo de comunicación.
• Toxicidad en el equipo. Conocemos las toxinas presentes en las relaciones de equipo para aprender cómo atajarlas a través de sus antídotos (¡los hay!)
• La confianza. Entendida como el sustrato del desarrollo del equipo. Conocer los pilares sobre los que se asienta la confianza, para aprender a nutrirla en el día a día.

“Las fortalezas están en nuestras diferencias, no en nuestras similitudes.” S. Covey

Mejorar nuestras competencias para relacionarnos con calidad a la hora de funcionar en equipo constituye el sustrato indispensable para desarrollar equipos inteligentes: equipos que se comunican desde la apertura y el respeto a todas las voces, siendo capaces de manejar el conflicto y crecer en las diferencias.

“Aprender es descubrir que algo es posible.”- Fritz Perl

Tags

Comentarios